viernes, 5 de octubre de 2012

Maternidad y discapacidad (VI)

Vicky tiene lesión medular desde los 18 años debido a un accidente de tráfico. Toda una vida por delante en la que como ella nos cuenta hasta dejó de plantearse el tener pareja. Todas sus ilusiones y sus sueños tuvieron que ser reconducidos.

Ahora está casada y es mamá de dos niños Lucía y Víctor y es quien se ocupa personalmente de ellos mientras su marido trabaja. Con todo esto no le queda mucho tiempo libre, pero lo que puede lo invierte en hacer ejercicio, oír música y leer. Intenta, siempre que puede ayudar con su testimonio a que otras mujeres en una situación similar a la suya no se acobarde y cumpla sus deseos, porque con “maña y esfuerzo se consigue todo” 

1. La mayoría de las mujeres soñamos con el momento de ser madres desde que somos pequeñas. ¿Tu sentimiento de maternidad era algo que tenías desde siempre o te lo dejaste de plantear por tu discapacidad?
    Al pasarme el accidente era muy joven y lo único que me dejé de plantear era tener pareja. Con el paso del tiempo se me despertó el sentimiento de la maternidad, me informé de todo en cuanto a la maternidad y la lesión medular, y al saber que no era peligroso para mi salud me animó más.
2. Cuando comunicaste la decisión de ser madre, ¿encontraste muchos apoyos?, Supongo que en tu pareja el primero y más importante ¿en tu familia?, ¿en amigos? ¿Qué fue lo más difícil de encajar? 
    Solo encontré el apoyo de mi pareja, mi familia por miedo a lo que me pudiese ocurrir no colaboró mucho.
3. Existen bastantes barreras arquitectónicas y mentales que dificultan la plena integración de las personas con diversidad funcional. ¿Crees que siguen existiendo muchos prejuicios en la sociedad?
    Si, por desgracia sigue existiendo, creo que por desconocimiento, una plena integración de las personas con discapacidad.
4. ¿Has podido estar en contacto con otras madres con discapacidad? ¿Te hubiera gustado estar en contacto con otras madres en tu misma situación para poder compartir los miedos y las alegrías tanto del embarazo como de los primeros momentos de vida de Lucía y Víctor? 
    El contacto que he tenido con madres en mi misma situación, ha sido después de los partos, por lo que no pude compartir nada. Después si que he conocido a mamás discapacitadas, y me ha servido también de mucho, las he aconsejado y ellas también han compartido experiencias conmigo. 
5. Supongo que el momento de tener a Lucía y a Víctor ha sido lo más bonito por lo que implica la maternidad añadida a toda la lucha y a la dificultad por tu discapacidad. ¿Qué ha sido lo más difícil? 
    Con mi primer embarazo es donde más dificultad encontré, pues no use el sistema de porteo, por desconocimiento, y no podía sacar a mi hija al parque, tenía que depender de cuando mi marido regresase del trabajo, por lo demás no ha habido muchas más que me hayan supuesto una dificultad imposible de realizar, con astucia, y maña todo se consigue. 
6. ¿Cómo es un día a día en tu vida con dos niños tan pequeños aún? 
    Afortunadamente tengo la ayuda de mi marido, que trabaja a turnos, por lo que no todo el día estoy sola con ellos, pero cuando lo estoy nos organizamos bien. Mi hija con 8 años es muy madura y responsable y me ayuda, a poner la mesa, a recoger etc…, nos vamos los 3 al parque, y ellos reaccionan bien, no se van lejos, es decir somos un buen equipo. Aunque también hay que decir que hay momentos duros, en los que físicamente no puedo jugar con ellos a determinados juegos, pero que yo los sé rellenar, por decirlo de alguna manera, y que no noten ninguna carencia, como jugar a otras cosas en las que yo sí que me puedo desenvolver.
7. Yo creo que los niños de personas con diversidad funcional tienen una sensibilidad y una madurez distinta a otros niños, es algo con lo que conviven y creo que ellos instintivamente colaboran a una normalización tanto en el hogar como fuera de él ¿Tienes miedo ante la perspectiva de que Lucía y Víctor manifiesten un rechazo hacia la discapacidad de su madre?
    A veces lo he pensado, pero yo siempre desde pequeña, por lo menos a mi hija que ya tiene uso de razón, le he dado a entender, que yo lo puedo hacer casi todo, que somos personas fuertes, que a cualquiera le puede pasar una cosa de éstas, y que la lástima y la compasión no tiene cabida en mi vida, luego con la adolescencia ya veremos cómo reacciona. 
8. Querría terminar con algo positivo y que haya merecido la pena en todo este camino recorrido de decisión de ser madre, embarazo y tener a los niños. Supongo que todo ha sido muy positivo cuando decidisteis repetir experiencia ¿Cuál es el mejor recuerdo de todo este periodo?
    Sin duda lo mejor han sido los partos, el despertar y verles la carita, saber que todo ha ido bien. Es emocionante para cualquier madre, pero para nosotras mucho más. También ha sido bonito de bebés, como los vestía, como yo hacía todo sin ayuda de nadie, ya que no cuento con ayuda de madre ni de suegra, solo mi marido y yo. Estoy muy orgullosa de lo que he conseguido y animo a las mamis indecisas, en este aspecto diciéndoles que es lo más maravilloso que puede pasar. 
Muchas gracias Vicky

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada